Con sus saberes y muestra de tradiciones, los indígenas de Nariño se fortalecen organizativamente y venden sus productos.